Duendes Negros Rock and Roll

Entre el bien y el mal

Apareció tirado en la calle,

Envuelto en diario, ensangrentada su piel.
Entre la gente se escuchan comentarios:
“es solo un chico que murió de sed”
Y así fue como otro caso,
Quedó cerrado junto a su cajón,
Ahora su alma vuela justiciera,
Hacia el suburbio esperándolos.

En la calle buscaré, a los que dejé en la oscuridad,
Entre el bien y el mal despertaré en el más allá,
En el más allá.

Ya nada queda,
En la eternidad,
Sólo mi canto.

Era de noche, hacía frío,
La policía sigue a un pobre chico.
Que por desgracia, identidad equivocada,
Le dieron un balazo en su corazón,
Y tambaleó, sobre veredas,
Hasta quedar dormido en un callejón.
Sobre el asfalto la maldad dibujada,
La mala suerte lentamente sangró.

En la calle buscaré, a los que dejé en la oscuridad,
Entre el bien y el mal despertaré en el más allá,
En el más allá.